Ecuador autorizó incautar en su embajada en Londres el material informático que utilizó Julian Assange

Según un documento facilitado en España por la defensa del informático australiano y fechado el 8 de mayo en Quito, la Fiscalía General del Estado ecuatoriano autoriza que se realice la incautación del material en la legación diplomática el próximo 20 de mayo a las 09.00 de la mañana, hora de Londres (08.00 GMT). La autorización fue concedida en el marco de la asistencia penal internacional requerida por las autoridades norteamericanas, y abierta con el gobierno de Lenín Moreno en 2018. Esta decisión intervino así cuando Assange, actualmente encarcelado en Londres y amenazado de extradición a Estados Unidos, se encontraba todavía asilado en la embajada ecuatoriana en la capital británica.
El abogado de Assange en Ecuador, Carlos Poveda, manifestó a la agencia AFP que ha presentado un oficio de oposición para pedir que se suspenda la diligencia, y en caso de que la Fiscalía persista en ella, garantizar al menos que su cliente pueda estar presente durante el registro.
En detalle, el texto -un email firmado por la Fiscalía General ecuatoriana, cuya autenticidad no pudo contrastar AFP con otras fuentes- autoriza el «registro e incautación» de «documentos, papeles, archivos y material similar que pueda ser pertinente para esta investigación».
Igualmente, autoriza la incautación de «dispositivos electrónicos de almacenamiento en cualquier forma que existen», tales como computadoras, tabletas, celulares, unidades USB, CDs o discos duros.
Según fuentes conocedoras del caso, la Fiscalía General no se ha pronunciado ni publicitado la diligencia porque se trata de un documento de cooperación internacional con carácter de reservado.
Assange, de 47 años, se hizo mundialmente famoso en 2010 cuando Wikileaks filtró cientos de miles de documentos diplomáticos y militares secretos de Estados Unidos.
En junio de 2012, bajo la presidencia de Rafael Correa, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres. El objetivo entonces era escapar a una extradición a Suecia por acusaciones de agresión sexual, un caso que por cierto fue reabierto este lunes.
La investigación en Suecia fue archivada tiempo después, pero Assange permaneció en la embajada por temor a ser extraditado a Estados Unidos, una posibilidad a la que sigue oponiéndose.
Finalmente, el 11 de abril, el gobierno de Lenín Moreno decidió retirarle el asilo diplomático, y dejó que la policía británica lo detuviera. Actualmente está encarcelado en el penal de Belmarsh, en el suroeste de Londres.
El abogado español Aitor Martínez, miembro del equipo responsable de la defensa de Assange, criticó en comentarios a AFP el hecho de que Ecuador respondiera al pedido norteamericano de cooperación judicial el año pasado, cuando todavía tenía asilado a Assange.
Según él, la decisión de la Fiscalía General representa ahora una «absoluta vulneración del derecho a la defensa, porque van a entregar a Estados Unidos todas sus comunicaciones, que son confidenciales, con sus abogados».
Aitor Martínez asegura que esta no ha sido la única diligencia consentida por las autoridades ecuatorianas para con Estados Unidos. Y es que a comienzos de año, «Ecuador tomó declaración al personal de la embajada» en Londres para facilitar información sobre Assange a la justicia norteamericana.

0 Comentarios

    Deja un comentario

    Login

    ¡Bienvenido! Inicia sesión en tu cuenta

    Remember me Lost your password?

    Lost Password