Operación petrolera en Ishpingo, ubicado en el Yasuní, se realizaría fuera de la zona de amortiguamiento

El ministro del Ambiente de Ecuador (MAE), Marcelo Mata, en su comparecencia ante la Comisión de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Asamblea Nacional ayer martes aseguró que la operación petrolera planificada en el campo Ishpingo, ubicado en el Parque Nacional Yasuní, se realizaría fuera de la zona de amortiguamiento del área intangible en donde se ha registrado la presencia de pueblos no contactados.

“Con la eliminación de 8 plataformas contempladas en el proyecto original de Ishpingo se logró reducir el área de operación de 125,76 a 24,76 hectáreas, mismas que se encuentran fuera de la zona de amortiguamiento del área intangible”, señaló Mata. 

La licencia ambiental está en trámite para las dos plataformas: Ishpingo A y B. El proceso se encuentra en etapa de revisión de estudios que deberán cumplir con los requisitos técnico-legales establecidos en la Declaratoria de Interés Nacional para la explotación de los Bloques 31 y 43, informó el MAE  través de un comunicado.

El secretario de Estado asistió al legislativo también para tratar temas relacionados a la Central Hidroeléctrica Manduriacu, la Ley Orgánica de la Circunscripción Territorial Especial Amazónica. 

Durante su comparecencia el ministro invitó a los asambleístas de la Comisión de Biodiversidad a ser parte de las veedurías de seguimiento a las actividades de desalojo de la Central Manduriacu y aseguró que la hidroeléctrica cuenta con un plan de operaciones para reducir al mínimo la afectación al recurso hídrico por la descarga del agua contenida en la represa como resultado de la integración de una mesa técnica conformada por el MAE, el Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, la Secretaría del Agua, entre otras, y representantes de varios Gobiernos Autónomos Descentralizados.

El embalse de la Central Hidroeléctrica se abastece de la cuenca del río Guayllabamba que se nutre de los afluentes de Quito, Pacto, Nanegal, Calacalí, San Antonio, Puéllaro, Otavalo, Cotacachi y Atuntaqui; “esto ha ocasionado la afectación de Viche, Majua, Chinca, San Mateo y Esmeraldas”, dijo Mata.

Agregó que cuentan con 11 puntos de monitoreo donde trabajan cuarenta técnicos que toman muestras de agua dos veces al día: «Muestra de ello fue la suspensión de la descarga programada para el día de ayer (domingo), pues nuestros técnicos determinaron un posible nivel de contaminación que podía afectar aguas abajo”. (I)

0 Comentarios

    Deja un comentario

    Login

    ¡Bienvenido! Inicia sesión en tu cuenta

    Remember me Lost your password?

    Lost Password